La poliamida es un material duro, elástico con alta resistencia mecánica y a la fatiga, alto poder amortiguador.

Posee resistencia sobresaliente al desgaste y a la abrasión, con una rigidez, dureza y tenacidad que lo hacen recomendable para distintas piezas técnicas sometidas a desgaste e impacto. Además, tiene buenas propiedades de deslizamiento.

En contra, la mayoría de sus variantes tienen una elevada absorción de humedad con lo cual se ven influenciadas las características mecánicas y la precisión dimensional.