El PET es un plástico técnico de gran calidad para numerosas aplicaciones. Sus propiedades más características son su alta rigidez y dureza, su altísima resistencia a los esfuerzos permanentes, su superficie barnizable, la gran indeformabilidad al calor de la que dispone, sus buenas características eléctricas y dieléctricas.

Además, tiene alta resistencia a los agentes químicos y estabilidad a la intemperie, así como al plegado y  baja absorción de humedad.

Material que se caracteriza también por ser aceptado para su utilización con productos de uso alimentarios.