El dibond está compuesto por dos capas de aluminio con núcleo de polietileno, haciéndolo resistente a impacto, fuego y agua, además de ser ligero y fácil de imprimir.

Es resistente a las condiciones meteorológicas, en consecuencia, ideal para su aplicación tanto en el interior como en el exterior.

El panel no se desprende ni deforma gracias a su baja conducción del calor. Además, su peso es reducido, rígido a la flexión y posee estabilidad dimensional óptima: es perfecto para grandes superficies.

La combinación de aluminio y plástico permite un procesamiento notablemente más sencillo con un peso reducido y con el mismo grosor que con el aluminio.